Secciones
Ashita no Joe: El camino hacia la autodestrucción
Anime

Ashita no Joe: El camino hacia la autodestrucción

Ashita no Joe es uno de los animes de Deportes más aclamados de la historia, este es el por qué

por AarónUcán

Ashita no Joe: El camino hacia la autodestrucción

Ashita no Joe: El camino hacia la autodestrucción

Joe Yabuki es posiblemente uno de los nombres más famosos de personajes de manga o anime que existen en Japón, el nombre de este boxeador de 21 años de edad fue inmortalizado en una historia escrita por Ikki Kajiwara e ilustrada por Tetsuya Chiba a finales de 1968.

En el plot principal conoceremos a Joe Yabuki un muchacho huérfano que debido a la “naturaleza” de su modo de vida se ha pasado la vida metiéndose en problemas, por lo que deambula en los barrios pobres de Tokio cuando un hombre ebrio le pide unas monedas para continuar bebiendo. Sin embargo, Joe se rehúsa, por lo que el borracho decide golpearlo, Yabuki se defiende y termina por noquearlo.

Una vez terminada la contienda callejera, el hombre ebrio se presenta como Danpei Tange, un ex boxeador retirado que ha visto en el chico un buen prospecto para ser pugilista; a pesar de esto Joe Yabuki se niega y acaba en la cárcel por unos días, Danpei lo saca de esta y le vuelve a proponer ser un deportista profesional a cambio de que reciba un lugar donde dormir y comer, por lo que Yabuki acepta.

Joe se hace amigo de los niños de la cuadra e intenta estafar a una familia rica del barrio, por lo que termina en la cárcel nuevamente, esta vez siendo entregado por el mismo Danpei, quien le envía cartas sobre técnicas de boxeo.

Por mucho tiempo Joe ignora la información, hasta que un buen día el aburrimiento lo incita a leer las indicaciones de Danpei y termina interesado en las técnicas de golpeo.

Tiempo después y tras sufrir una humillación de parte de Toru Rikishi, un boxeador profesional, el chico se decide a enfrentarlo en su propio terreno y derrotarlo por lo que empieza su carrera en este deporte.

En esta premisa de introducción se esconde una de las historias más queridas para los japoneses y en una verdadera joya del manga y el anime, pues la obra describe, con mucha cercanía a lo real, las vicisitudes de la vida y las problemáticas de haber nacido en un ambiente poco privilegiado; historia universal que aprovecha los temas de la autosuperación para inspirar al espectador a quedarse a ver la conclusión del relato de Joe.

La virtud de esta historia en sí es que explora los sentimientos humanos de sus protagonistas, empezando por un Joe Yabuki que es impulsivo, rebelde, orgulloso, aunque en el fondo es noble y de buen corazón.

Quizá esto tenga que ver con el contexto en el que la obra está acuñada, en 1968 en un momento en el que las revueltas por el mundo eran más que evidentes, en el caso de Japón teníamos a los universitarios protestando en contra del gobierno debido a que un sector se oponía a su participación en la guerra de Vietnam, por lo que tendría sentido hacer el paralelismo entre el joven Joe (entre los 19 y 21 años de edad) y los jóvenes de ese entonces que se sentían con el ímpetu de lucha y rebeldía que ya mencioné más arriba.

Evidentemente la obra bebe de su contexto histórico, más que del de las revueltas, del Japón pobre de esos años, de la realidad que azotaba a bastantes familias de las clases bajas y sobre todo de los valores axiológicos y contextos sociales que imperan en los años 60 del país asiático, por lo que veremos un contexto en el que reina el machismo y en donde lo socialmente aceptado es que todo se resuelva a golpes.

Esta historia es buena, no sólo porque emociona, sino porque también muestra la pasión y es coherente y congruente con su planteamiento, no traiciona a las ambiciones del protagonista e inclusive tiene algunos desenlaces para otros personajes que si bien no terminan de ser del todo satisfactorios, si son realistas para sus arcos argumentales.

Inclusive algunos de ellos toman decisiones que no les agradan del todo, pero que consideran que son lo mejor para ellos en dichos contextos, los personajes lo saben… Y están conscientes de que no son del todo felices, pero en todo caso “es mejor así”…

La autodestrucción de Joe

Estatua de Yoe Yabuki en Tokio

Hacia la segunda mitad de la serie se muestra a un Joe sumido en la autodestrucción, entre el orgullo de querer vengar a uno de sus amigos y el deseo y la pasión por vivir como él quiere, cosa valiosísima que termina por encantar.

Es aquí donde Joe Yabuki cae a una espiral de autodestrucción en sí misma, pues comienza a tener problemas de actitud (aún cuando de por sí ha sido altanero y arrogante) y cuestiones de salud que están relacionadas con su profesión, el boxeo, provocadas por haber recibido varios golpes en la cabeza.

Inclusive los personajes secundarios apoyan este cosquilleo de que las cosas no terminarán bien, y algunos le insisten en que se retire, mientras que otros le piden que vea a un médico, sin embargo Joe Yabuki está determinado a continuar con su única meta: enfrentar al campeón mundial mexicano José Mendoza y vencerlo para vengar a su amigo, el venezolano Carlos Rivera, mismo que quedó con un daño cerebral tras enfrentar a José.

Te puede interesar:  Crunchyroll revela lista de animes para la temporada de verano 2022

¿Por qué termina por encantar?

La historia muestra algunos peligros reales acerca del deporte del boxeo, las secuelas y la dura vida de un boxeador, que aunque no soy fan del deporte, me atrevería a decir que ha cambiado a lo largo del tiempo, y mientras que Joe arriesga su vida (al parecer cada semana), hoy en día una pelea de box se pacta para 4 a 6 meses como mínimo. Son estos factores los que llevan a desarrollar bastantes puntos álgidos de la historia en el que se muestran en personajes secundarios que van creando en el espectador una idea sobre el destino de Joe, por lo que hacen su aparición enfermedades como el parkinson y situaciones que incluyen temas como la muerte.

Este producto podría ser analizado como un spokon, género utilizado para nombrar a las historias relacionadas con el deporte, aunque este se queda corto. Normalmente este género se centra en mostrar las técnicas y las reglas del deporte, por lo que deja de lado a sus protagonistas, mientras que en el caso de Ashita no Joe sabemos más de su protagonista y su vida “privada”, si bien un gran componente de la serie es su pasión por el boxeo y los combates, esto es sólo pretexto para mostrarnos lo humano que es Joe.

Debido a lo anterior en la obra desfila una amalgama de géneros dramáticos que pasan entre el seinen, la comedia, el slice of life y la tragicomedia.

Si pudiéramos hablar de algo más cercano a este género diría que es como una biografía ficticia, pues conocemos todo acerca de la vida de Joe, desde sus inicios en el deporte, sus triunfos y logros personales hasta su desenlace final.

Es de esas historias que te hacen vibrar y que demuestran que vale la pena seguir creando y consumiendo, incluso en el Japón de aquel entonces los lectores exigieron a la editorial hacer un funeral a uno de los personajes, lo cual terminó por afectar al creador del mismo al darse cuenta la influencia que tenía su obra.Una de esas historias imprescindibles si te gusta el género de deportes.

Quizás el final de Ashita no Joe sea triste, pero no había otra forma de terminar esta historia… Por algo la épica viñeta final del mismo ha trascendido el plano de la ficción y ha demostrado que las buenas historias marcan para toda la vida.

Además te recordamos que aquí en La Verdad Noticias ya hemos hecho una lista con los mejores animes de la historia, en los que hemos agregado historias de todos los géneros, así que si está buscando qué ver puede ser una buena opción para revisar.

¡Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado con las noticias de hoy!

Síguenos en nuestra cuenta de Instagram

Temas

Comentarios